LA QUINA, SÍ COMBINA. ECO VISUAL DE UN LÍDER PETROLERO EN LA DÉCADA DE LOS 80

[...] porque hay que tener fe, creer que la fotografía [de prensa] puede testimoniar algo: Umberto Eco.

Si en la historia es necesario “actualizar los mensajes” y “eliminar todo aquello que caiga en la ritualización -y en la banalización- más que en el análisis”, como lo estableció en su momento el historiador mexicano Álvaro Matute, en la lectura de las fotografías como fuente precisamente para la historia, la acción no puede ser menor. Tan sólo baste ver la siguiente foto que no fue portada ni contraportada en el periódico mexicano La Jornada, el 3 de diciembre de 1984, como podría suponerse por la línea editorial del diario en ese momento.


Andrés Garay, La Jornada, 3 de diciembre 1984.

La fotografía apareció en la página dos y en una columna editorializada del medio, la columna Clase Política, a cargo de Julio Hernández López. La misma, hizo evidente lo evidente. El juego de palabras “La Quina, sí combina” -la publicidad de la época y del brandy Presidente refería que, tanto el agua mineral como el refresco de cola sí combinaban con dicha bebida alcohólica- sólo remarcó lo que el fotoperiodista Andrés Garay presentó en su primero y segundo plano donde aparece el ex-líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Joaquín Hernández Galicia, conocido como La Quina.


Mientras que, al día siguiente, ahora sí en la portada del medio, y como un seguimiento caricaturizado de la foto de Garay: el cartón de El Fisgón que aparece en la esquina superior derecha -viendo el diario de frente- remarcó el hecho de que los hombres que le acompañaron, y que se observan en la fotografía referida, en ese momento, eran sus “guaruras”. Un exceso de los líderes sindicales de la época.

La Jornada, 4 de diciembre 1984.

Días después, el reportero Enrique Garay fue confundido con el fotógrafo Andrés y fue víctima, el 11 de diciembre, de una agresión “por parte de presuntos policías judiciales”. El 13 de diciembre de ese año, en la sección de El Correo Ilustrado tanto el diario La Jornada como la Unión de Periodistas Democráticos firmaron una carta protestando enérgicamente por el hecho. En realidad, la foto y el juego que se realizó con el texto, incomodó a los ahí registrados, reacción que le dio aún más fuerza crítica a la misma.


En la segunda portada, la del 4 de diciembre también fue registrado el líder que pretendía ocupar nuevamente la secretaría general del sindicato petrolero, un primer plano en contrapicada del fotógrafo José Gómez de León. La Quina aparece en actitud jocosa con el entonces presidente de la República, Miguel De la Madrid Hurtado, y con el líder del sindicato petrolero Salvador Barragán Camacho, en la Décima Octava Convención del STPRM; acto en el que el primer mandatario calificó al gremio petrolero como “un grupo patriota y nacionalista”, y a los que les pidió: una revisión de las instalaciones para evitar accidentes como el que se registró días antes, el 19 de noviembre, en San Juan Ixhuatepec, en el Estado de México.


Años después, en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, “En enero de 1989, un aparatoso dispositivo militar y policiaco arrestó en su casa de Ciudad Madero a Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”. […] De ese modo, asegurando el control del sindicato que contrata con Pemex, Salinas dio cuenta de sus intenciones respecto de poderes sociales ajenos al gobierno”.[1] Una forma, quizá, de cobrarse la información hemerográfica que formó parte de un pasquín, mismo circuló durante la campaña presidencial de Salinas de Gortari.


El pasquín retomó la nota publicada por el periódico Excélsior, el 18 de diciembre de 1951, misma que daba cuenta de la “muerte accidental” de la sirvienta que trabajaba en la casa de los Salinas de Gortari. En las fotografías publicadas puede observarse a los pequeños hermanos Salinas de Gortari. La hoja fue arrancada del tomo que la guardaba la Hemeroteca Lerdo de Tejada, en el entonces Distrito Federal, hoy CDMX, a finales de la década de los ochenta. A la fecha, esa hoja suelta del diario y del tomo, puede ser consultada. Cabe recordar que Joaquín Hernández Galicia, a quien se atribuye la circulación del pasquín, no se alineó al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y apoyó la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas, a la presidencia de la República.


Ya en el siglo XXI y en la línea de presentar lo común de la gente poco común, el fotógrafo Fabrizio León Diez sacó de su archivo personal la fotografía que le tomó al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, donde la misma marca de brandy Presidente vuelve a ser tema[2] y las interpretaciones pueden ser diversas, aunque aquí el peso del personaje no permite el juego de palabras ni la interpretación con dolo.

Fabrizio León, La Jornada Maya, 26 de marzo 2018.

En estos mínimos ejemplos puede identificarse el registro de los hechos noticiosos, pero también el manejo que de los mismos puede hacerse, en el tiempo en que fueron generados, así como las interpretaciones que a la distancia y con elementos de contexto pueden realizarse en el presente reciente. El fotoperiodismo puede tocar emociones, a la primera mirada y a la distancia.



[1] “Una operación semejante desbancó del liderazgo magisterial al profesor Carlos Jonguitud Barrios. A diferencia de la Quina, al dirigente de los maestros no se le imputaron delitos, no fue juzgado ni entró en la cárcel. Pero se le privó del poder que mediante un golpe de mano había adquirido en 1972 y ejercido con mano dura. El mecanismo fue análogo al establecido para defenestar a la Quina”, en Miguel Ángel Granados Chapa, Buendía. El primer asesinato de la narcopolítica en México, México, Grijalbo, 2012, p. 196.


[2] Foto publicada en su espacio en Facebook, el 26 de marzo de 2018, para dar cuenta de su texto: “Los tíos que somos”, publicado en La Jornada Maya; argumentación poco afortunada sobre los personajes tomados por León Diez a finales de la década de los ochenta; texto que reflejó que como articulista es muy buen fotógrafo.


*Susana ha ejercido la docencia, el periodismo y la investigación histórica; la UNAM le reconoce los grados de licenciada en Periodismo y Comunicación Colectiva, así como de maestra y doctora en Historia. La también pasante en la Especialidad en Derecho de la Información publicó recientemente el libro La Mirada Crítica del Fotoperiodista Pedro Valtierra y algunos de sus materiales pueden encontrarse en el espacio de Research Gate

Entradas recientes
Archivo 2018
Buscar por tags

ENTRADAS

ANTERIORES

(2015 - 2017)